Ir al contenido principal

en la comisaria


Fernando dice que no le gustan los problemas pero no es la primera vez que termina preso.
A la salida del baile se cruza con los del otro barrio y empiezan las pedradas, trompadas, corridas.
Para cumplir con sus superiores los guardianes del orden tienen que hacer numero y esta es su oportunidad. En las peleas de bandas nunca esta bien definido quien empieza. Por eso la policia se los lleva a todos por las dudas. El policia ya tiene el identikit: morocho, joven, pobre. Si cumple con esos requisitos, marche preso. A veces en sus pesadillas fernando sueña con ese eterno CAP persiguiendolo por laberintos de asfalto. Cuando llega al centro se cruza con otros miles como él y quedan rodeados de camionetas multicolores.

- Boludo, cambiate el corte de pelo que pareces choro - aconseja el tio.
- Pero yo no soy choro.
- si ya sé , pero la policía no pregunta y no le interesa.

Esa conversacion recuerda fernando mientras le pintan los dedos en la seccional. Otra vez el código de faltas como otras tantas que entró por el art. 86 ("merodeo").
Sin cordones y sin cinturones en un mismo calabozo van a parar todos , amigos y enemigos.
Los primeros que se van son los menores de edad. Desgraciadamente todos los amigos de fernando son menores . Del otro barrio quedan cinco mayores y con sed de venganza.
- Otario , vamos a ver si sos macho ahora.
Empieza la golpiza cinco contra uno. Los policias, expectadores de lujo.
Fernando tira unos manotazos y cuando emboca a uno ya recibió 4 golpes, su boca hierve en sangre, la nariz siente quebrada, una patada en los riñones lo voltea, otra en la sien lo noquea.
Despierta, no sabe cuanto tiempo ha pasado, los compañeros de celda han cambiado.
-Dale papá asi te vas o te queres quedar a vivir en la celda? eso si antes de irte lavate un poco que das asco- le dice con desprecio un agente.
Fernando se mira al espejo y no se reconoce. Piensa en el sufrimiento de la madre al verlo asi y los golpes del padre como castigo.
Mientras se va y mira la sonrisa con sorna de los policias piensa:
-Mañana me cambio el corte de pelo.

Comentarios

Ana ha dicho que…
Al final le ganó el sistema...
lucas ignacio ha dicho que…
ya le va a tocar una victoria
angelica ha dicho que…
ojala asi sea...

vamos aver en donde termina!!!!
Diego López ha dicho que…
yo creo, que antes de cortarse el cabello él, deberíamos cambiar muchas formas de pensar, educar, esas formas de pensar. las de la gente, las del tío, las de la policía... eso de los prejuicios nunca nos hicieron bien.

creo que esa sería la solución, no me convence esa de que se corte el pelo y nada más!

un abrazo, ignacio!
lucas ignacio ha dicho que…
no creo que la solucion sea cortarse el pelo .
justamente esto del corte vino porque yo andaba medio desaliñado, barbudo y en el laburo me empezaron a bardear. yo se que peinado o despeinado laburo igual.
pero no me puedo dar el lujo de hacerme el rebelde estetico,prefiero tener la diferencia mas bien adentro de mi cabeza.
y me tuve que cortar el pelo!!
ahora parezco un soldadito, como quieren los patrones.
¿que puedo hacer?
lucas ignacio ha dicho que…
no creo que la solucion sea cortarse el pelo .
justamente esto del corte vino porque yo andaba medio desaliñado, barbudo y en el laburo me empezaron a bardear. yo se que peinado o despeinado laburo igual.
pero no me puedo dar el lujo de hacerme el rebelde estetico,prefiero tener la diferencia mas bien adentro de mi cabeza.
y me tuve que cortar el pelo!!
ahora parezco un soldadito, como quieren los patrones.
¿que puedo hacer?
lucas ignacio ha dicho que…
ah!
abrazo
abrazo
abrazo
virginia ha dicho que…
me parece que diego tiene razón, el corte de pelo es una simple pelusa en un montón de mugre acumulada.. el resto es el que tiene que cambiar..

despues leí tu comentaio luc, y no pude evitar reirme.. viste como caemos arrodillados ante los prejuicios de los demás?
ay si cambiaramos un poquito nada más todo sería distinto..


un beso más que grandote soldadito"?
y quiero más fernando
^^

Entradas populares de este blog

El señor Bernal

En una camioneta F-100 viene el comisionista que llamé.
Se llama Lucas justo como yo y tiene 79 años.
Si, 79 años y trabaja como si tuviera 20.
Desde hace un tiempo, a las personas mayores que me aventajan unos 30 años de experiencia en la vida se me da por preguntarle que les parece importante o valioso en la vida.
La mayoría resalta la familia y la salud como lo más importante.
Por supuesto que no es un descubrimiento, pero pasa que a mi edad las urgencias económicas y otras cuestiones nos empiezan a acaparar.
Todavía creo en la sabiduría del anciano.
Me siento una rareza en este mundo que glorifica lo juvenil y que nos invita a vivir en una adolescencia perpetua.

3 pares de medias 50 pé

Nuevamente Fernando se queda sin changas.
Revoleando un balde de mezcla en una loza, le tiró el hombro y no aguantó el dolor.
Quiso seguir trabajando pero con el brazo derecho sin fuerza no puede.
Sandro que siempre lo llamaba lo bancó todo lo que pudo, pero el dueño de la casa en obras al ver un tipo trabajando a media maquina no lo perdonó.
Un viernes después del faldeado Sandro vino a darle la noticia que presagiaba: a partir del lunes tenía que ganarse el plato de comida por otro lado.
Ese fin de semana tuvo un humor de perros y no le quiso decir nada a Laura. Fue a jugar al fútbol como todos los sábados para quitarse la mufa. Mientras tomaba el vino con coca después del partido le comentó a Raúl su preocupación de no poder seguir trabajando de peón de albañil.
Le contó que ya estaba aprendiendo y que apenas tuviera las herramientas iba a empezar a hacer trabajos chicos solo. También le contó que desde hacia tres semanas que tenía una molestia en el hombro cuando hacía fuerza. Cre…

Fernando - 1ª parte

Apenas empezaba el año y ya tenia varias chupinas. para que iba a entrar a clases si nunca estudiaba porque sus viejos no tenian plata para los libros y los profes lo subestimaban por villero.
Sentado en la plaza veia como las sombras cambiaban de lugar y el mundo funcionaba: los autos pasaban apurados, los pajaritos cantaban y las viejas iban de compras a la verduleria.
El sol se reflejó en las mostacillas de ese monedero que llevaba la anciana en la mano, el mismo brillo de idea que se pudo ver en los ojos de Fernando. Esa mañana apenas habia tomado una taza de matecocido y un bollo de pan de ayer medio duro. El ruido en la panza lo decidió. Como quien no quiere la cosa se levantó del banco de la plaza y cruzó la calle sin mirar a los costados, pasó al lado de una señora mirando al costado con simulada indiferencia, respiró hondo para tomar coraje y de un tirón se apropió del monedero. Sin mirar atrás corrió varias cuadras hasta quedar sin aliento. En el escape apenas escucho de le…