Ir al contenido principal

Delirios de grandeza

En algún momento de mi semana, cuando me detengo a tomar un café o hago una pausa mental entre tantas tareas que estoy haciendo, me aparece esta inquietud. Si me ves en el trabajo que en un momento dejé de trabajar con la computadora y me quedo mirando hacia el infinito por el blindex, probablemente esté pensando en mi trascendencia. Y siento que pasa con mi vida lo mismo que me pasa con mi mirada a la lejanía, que ahí nomás se corta, con un edificio al frente y otro más alto que están haciendo más allá. Para completarla la música de fondo la ponen los colectivos que pasan y los bocinazos. Pero bueh, ya aprendí a concentrarme con ruidos. El tema es este: en algún punto me gustaría ser un Aristoteles, un Da Vinci, un Cristobál Colon, etc. Alguien que haya hecho algo en la historia y que su huella perdura atravesando generaciones de humanidad. Por supuesto que sería incapaz de cometer atrocidades como Hitler con tal de ser parte de la historia escrita. El común de los mortales se diluye en el tiempo, a lo sumo los bisnietos alcanzan a conocer su historia. Y creo que soy uno de esos. Ahora digo:¿Que puedo hacer para torcer ese destino de memoria a corto plazo? y pienso que tendría que cambiar mi vida, jugármela toda por una idea, un proyecto, una visión. Y también tendría que renunciar a esta vida de barrio, de padre, de amigo. Y no me convence abandonarla, a pesar de mi disconformidad, la disfruto. Y no se si me gusta o si como es la única vida que conozco he aprendido a llevarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El señor Bernal

En una camioneta F-100 viene el comisionista que llamé.
Se llama Lucas justo como yo y tiene 79 años.
Si, 79 años y trabaja como si tuviera 20.
Desde hace un tiempo, a las personas mayores que me aventajan unos 30 años de experiencia en la vida se me da por preguntarle que les parece importante o valioso en la vida.
La mayoría resalta la familia y la salud como lo más importante.
Por supuesto que no es un descubrimiento, pero pasa que a mi edad las urgencias económicas y otras cuestiones nos empiezan a acaparar.
Todavía creo en la sabiduría del anciano.
Me siento una rareza en este mundo que glorifica lo juvenil y que nos invita a vivir en una adolescencia perpetua.

3 pares de medias 50 pé

Nuevamente Fernando se queda sin changas.
Revoleando un balde de mezcla en una loza, le tiró el hombro y no aguantó el dolor.
Quiso seguir trabajando pero con el brazo derecho sin fuerza no puede.
Sandro que siempre lo llamaba lo bancó todo lo que pudo, pero el dueño de la casa en obras al ver un tipo trabajando a media maquina no lo perdonó.
Un viernes después del faldeado Sandro vino a darle la noticia que presagiaba: a partir del lunes tenía que ganarse el plato de comida por otro lado.
Ese fin de semana tuvo un humor de perros y no le quiso decir nada a Laura. Fue a jugar al fútbol como todos los sábados para quitarse la mufa. Mientras tomaba el vino con coca después del partido le comentó a Raúl su preocupación de no poder seguir trabajando de peón de albañil.
Le contó que ya estaba aprendiendo y que apenas tuviera las herramientas iba a empezar a hacer trabajos chicos solo. También le contó que desde hacia tres semanas que tenía una molestia en el hombro cuando hacía fuerza. Cre…

Fernando - 1ª parte

Apenas empezaba el año y ya tenia varias chupinas. para que iba a entrar a clases si nunca estudiaba porque sus viejos no tenian plata para los libros y los profes lo subestimaban por villero.
Sentado en la plaza veia como las sombras cambiaban de lugar y el mundo funcionaba: los autos pasaban apurados, los pajaritos cantaban y las viejas iban de compras a la verduleria.
El sol se reflejó en las mostacillas de ese monedero que llevaba la anciana en la mano, el mismo brillo de idea que se pudo ver en los ojos de Fernando. Esa mañana apenas habia tomado una taza de matecocido y un bollo de pan de ayer medio duro. El ruido en la panza lo decidió. Como quien no quiere la cosa se levantó del banco de la plaza y cruzó la calle sin mirar a los costados, pasó al lado de una señora mirando al costado con simulada indiferencia, respiró hondo para tomar coraje y de un tirón se apropió del monedero. Sin mirar atrás corrió varias cuadras hasta quedar sin aliento. En el escape apenas escucho de le…