domingo, 19 de noviembre de 2017

Constancia, esperanza: la 11ª Marcha de la gorra vista desde la vereda.

Salgo de trabajar y paso por el centro. Voy por Gral Paz y desde calle La Rioja ya se ven las banderas agitándose.
Al llegar a la esquina del Correo, mi vista no alcanza a abarcar la marcha.
La murga baila de alegría, patea de bronca, da un paso para atrás y avanza con más fuerza.
Miro el detalle: el mazo golpea el cuero. El golpe se convierte en música, en ritmo, en el latido de la multitud.
El pibe no está solo con las manos en el patrullero: toda la calle sale a defenderlo, a pararle la mano al estado.
Veo al pibe agitando la bandera, recuperando la libertad, la rebeldía, la conciencia de sabernos iguales.
Más allá, camina ella con su niño en brazos, le da la teta y le da la lucha a su futuro.
Mientras avanza la marcha, un baile ritual acapara la calle. La percusión y las tapitas arrastradas contra el piso acallan el ruido. Desconozco el significado pero el ruido de las tapitas me suenan a las cadenas de un grillete. De un grillete roto de un negro que se hace cimarrón, dando sus primeros pasos en su libertad recuperada.
Una cabellera blanca me recuerda que la lucha viene desde hace rato, que hoy es por la gorra y que ayer era por el pelo largo.

Vuelvo a casa apropiándome de la frase: "El Estado nos mata, sus medios lo bancan, nuestra lucha AVANZA"

No hay comentarios:

Su lugar oscuro en la historia

9 de julio, se celebra la Independencia de la Argentina y una noticia a primera hora de la mañana trastoca la tradicional cobertura mediátic...