domingo, 14 de octubre de 2007

compañero arbol


este cuadro de goya pintado hace un par de siglos me recuerda a mi infancia trepado a un arbol.
cerca de casa pasaba un canal que estaba lleno de arboles altos y todos los dias nos subiamos. cada arbol representaba un desafio distinto y le poniamos nombres. por ejemplo uno se llamaba el hijo de cuca porque para treparlo no quedaba otra que abrazar el arbol y rasparse a mas no poder y para bajarse habia que colgarse de una rama que mas o menos caia y saltar. habia otro que la clave era llegar hasta un muñon del tronco y superado ese obstaculo llegabas con facilidad hasta la punta y desde ahi(15 metros) se veia gran parte del barrio y yo siempre buscaba por la tardecita encontrar algun ovni mirando al este que era donde el follaje del arbol me dejaba mirar.
habia paraisos, siempreverdes, moreros, alamos, algun sauce y excepcionalmente un quebracho.
no recuerdo el dia que dejé de abrazar arboles pero creo que fue para la misma época que empecé a querer abrazar a las chicas que hasta ese momento tan solo figuraban en mi vida como victimas de las bombitas de carnaval.
haciendo memoria fue para el verano previo a septimo grado.
en ese momento los arboles se convirtieron en complices de los primeros besos robados tan dificiles de conseguir. de un lado el arbol del otro yo quedaba prisionera la chica que sucumbia a mi insistencia y liberaba sus sentimientos.
tambien fueron sombra de tardes interminables de mates en el parque, paraguas en noches enamoradas y fresco descanso en los mediodias de trabajo.
ellos han dejado marcas en mi piel. cuando tenia siete años se me cortó una rama que dibujo una diagonal en mi pecho que aun se resiste a desaparecer. como a los 16 años cuando con luciano haciamos nuestras primeras changuitas, cortar el pasto, repartir volantes, vender prepizzas(nuestro mejor negocio) y por supuesto podar arboles. el vecino de esquina de casa nos ofrecio 5 pesos por arbol a podar en forma de copa. hicimos medio y yo me resbalé y la reja refiló mi brazo. yo no me veia pero luciano me dio real dimension del pedazo de cuero colgando. si en terminos futbolisticos hablara esa hubiese sido mi mejor campaña: 20 puntos.
de a poco descubro ese compañero silencioso de mi vida que solo habla con pajaros en su ramas o con el viento a traves de sus hojas.
arbol compañero te debia este homenaje y te deseo acompañante de otras vidas nuevas.

un buen comienzo


como llego de trabajar tarde tuve que contratar a vicky como albañil y a lourdes como supervisora de la obra.

Zaffaronista

Cada vez que el gobierno actual comete alguna barbaridad dentro de mí hago un análisis y trato de transmitírselo  al otro. Por alguna defici...