domingo, 25 de mayo de 2008

mi noción de patria (por darle un nombre de donde venimos)

viernes a la mañana

tengo excusa
el viernes a la mañana me escapo del trabajo
camino por las peatonales de mi ciudad
y es mi ciudad por que le pertenezco y me pertenece.
me entero que a las 11 de la mañana el sol está disponible
pues todos los dias a esa hora el cielo está lejos mio.
encuentro el ritmo de la ciudad
la multitud
sus colores, sus olores
sus protagonistas
la moza en la calle con la bandeja
el taxista
el vendedor ambulante
todos dueños de algun sitio que tambien me pertenece

viernes a la noche

a la noche salgo de estudiar
camino por las mismas calles
los protagonistas cambian
maniquies me acechan desde las vidrieras oscuras
enamorados que se besan
casi tropiezo con un cumulo de carton
y es una persona durmiendo
un anciano con frio
indiferente, sigo de largo
a las dos cuadras cae la ficha en la conciencia
llego al cabildo de cordoba
hay un escenario armado para
festejar el 25 de mayo
y el cabildo está ocupado
pero nadie hace la revolución
son mas de diez cirujas durmiendo
en algun lado leí que la historia si se repetía se convertía en farsa o tragedia.
en 1810 la gente ocupó el cabildo buscando la libertad. hoy lo ocupan simplemente buscando un techo.

el sabado

a la mañana con un amigo organizamos un asado. unas 20 llamadas de celular. eso no me jode, si me jode mandar un mensaje a mi jefe para avisar que llego tarde. el fin de mes quizá sea duro pero esta hermosa reunión de amigos lo vale. por supuesto: fernet infaltable.

el domingo

mañana fria con viento. patio de escuela.
los chicos disfrazados, los padres camara de fotos en mano, la directora dirigiendo todo desde el microfono.
discurso que habla de la grandeza del pais y su gente. escucho esceptico pero quedo reflexionando.¿que lleva a este grupo de gente a permanecer en la intemperie e inflar el pecho y cantar el himno? yo tambien estoy ahi y me creo espectador. sin embargo soy tambien protagonista.


PARA MI PATRIA SE PARECE MUCHO A ESTO.

nocion de patria de benedetti

Mario Benedetti



Noción de patria


Cuando resido en este país que no sueña
cuando vivo en esta ciudad sin párpados
donde sin embargo mi mujer me entiende
y ha quedado mi infancia y envejecen mis padres
y llamo a mis amigos de vereda a vereda
y puedo ver los árboles desde mi ventana
olvidados y torpes a las tres de la tarde
siento que algo me cerca y me oprime
como si una sombra espesa y decisiva
descendiera sobre mí y sobre nosotros
para encubrir a ese alguien que siempre afloja
el viejo detonador de la esperanza.

Cuando vivo en esta ciudad sin lágrimas
que se ha vuelto egoísta de puro generosa
que ha perdido su ánimo sin haberlo gastado
pienso que al fin ha llegado el momento
de decir adiós a algunas presunciones
de alejarse tal vez y hablar otros idiomas
donde la indiferencia sea una palabra obsena.

Confieso que otras veces me he escapado.
Diré ante todo que me asomé al Arno
que hallé en las librerías de Charing Cross
cierto Byron firmado por el vicario Bull
en una navidad de hace setenta años.
Desfilé entre los borrachos de Bowery
y entre los Brueghel de la Pinacoteca
comprobé cómo puede trastornarse
el equipo sonoro del Chateau de Langeais
explicando medallas e incensarios
cuando en verdad había sólo armaduras.

Sudé en Dakar por solidaridad
vi turbas galopando hasta la Monna Lisa
y huyendo sin mirar a Botticelli
vi curas madrileños abordando a rameras
y en casa de Rembrandt turistas de Dallas
que preguntaban por el comedor
suecos amontonados en dos metros de sol
y en Copenhague la embajada rusa
y la embajada norteamericana
separadas por un lindo cementerio.

Vi el cadáver de Lídice cubierto por la nieve
y el carnaval de Río cubierto por la samba
y en Tuskegee el rabioso optimismo de los negros
probé en Santiago el caldillo de congrio
y recibí el Año Nuevo en Times Square
sacándome cornetas del oído.

Vi a Ingrid Bergman correr por la Rue Blanche
y salvando las obvias diferencias
vi a Adenauer entre débiles aplausos vieneses
vi a Kruschev saliendo de Pennsylvania Station
y salvando otra vez las diferencias
vi un toro de pacífico abolengo
que no quería matar a su torero.
Vi a Henry Miller lejos de sus trópicos
con una insolación mediterránea
y me saqué una foto en casa de Jan Neruda
dormí escuchando a Wagner en Florencia
y oyendo a un suizo entre Ginebra y Tarascón
vi a gordas y humildes artesanas de Pomaire
y a tres monjitas jóvenes en el Carnegie Hall
marcando el jazz con negros zapatones
vi a las mujeres más lindas del planeta
caminando sin mí por la Vía Nazionale.

Miré
admiré
traté de comprender
creo que en buena parte he comprendido
y es estupendo
todo es estupendo
sólo allá lejos puede uno saberlo
y es una linda vacación
es un rapto de imágenes
es un alegre diccionario
es una fácil recorrida
es un alivio.

Pero ahora no me quedan más excusas
porque se vuelve aquí
siempre se vuelve.
La nostalgia se escurre de los libros
se introduce debajo de la piel
y esta ciudad sin párpados
este país que nunca sueña
de pronto se convierte en el único sitio
donde el aire es mi aire
y la culpa es mi culpa
y en mi cama hay un pozo que es mi pozo
y cuando extiendo el brazo estoy seguro
de la pared que toco o del vacío
y cuando miro el cielo
veo acá mis nubes y allí mi Cruz del Sur
mi alrededor son los ojos de todos
y no me siento al margen
ahora ya sé que no me siento al margen.

Quizá mi única noción de patria
sea esta urgencia de decir Nosotros
quizá mi única noción de patria
sea este regreso al propio desconcierto.

domingo, 18 de mayo de 2008

esto es de padre baboso


juan ignacio ya tiene dos meses y está empezando a decir ajó. tambien empezó a reirse. de a poquito va ampliando su horizonte comunicativo: llora, se rie y dice ajó.
algún día con su mirada declarará su amor a alguna mujer o una tarde de domingo escribirá un blog.

Zaffaronista

Cada vez que el gobierno actual comete alguna barbaridad dentro de mí hago un análisis y trato de transmitírselo  al otro. Por alguna defici...