otra vez por las ramas

La muerte para mi fue siempre fue una cosa lejana que nunca tuve en cuenta. hasta hace un año y medio era algo que le pasaba a los otros, principalmente a los viejos o los que viven en lugares distintos a donde vivo yo.
por otro lado siempre me costó entender el dolor de otro ante la muerte de alguien cercano. algo tan natural como respirar que produzca tanto daño en alguien es raro me decia a mi mismo. este tipo de pensamiento generalmente no se puede expresar. en ese aspecto no he cambiado mucho todavia.
sin embargo desde que fallecio la madre de mi suegra y vi el efecto que tuvo en ella y en el resto de la familia fui cambiando de parecer. todo se trastocó las que eran relaciones armoniosas se convirtieron en encuentros asperos y poco a poco el pasado fue contaminando el presente y futuro de la familia.
y yo que vivo con mi suegra fui tocado con la varita mágica de la muerte. mi vida familiar cambió de matiz. la luna de miel que viviamos se escondió y quedó una luna nueva.el recuerdo permanentemente vuelve pero el mas afectado es el abuelo y de una forma poco predecible. si bien se siente solo y tiene ese dolor de haber perdido a su pareja de tantas decadas, lo mas grave fue el cambio de actitud de los hijos hacia el. de ser el mejor pare pasó a ser una carga que nadie quiere llevar y todos buscan liberarse.
el viejo tiene todo lo que una persona de cualquier edad puede esperar: salud, comida y techo. si uno cree que esto es suficiente me he dado cuenta que no. la falta de cariño y de afecto de tu familia pueder ser suficiente y suplir las otras carencias. y justamente eso tan sencillo y tan facil de ofrecer no tiene.

Comentarios

Entradas populares